martes, 7 de octubre de 2008

IMPORTANCIA DE LA DANZA EDUCATIVA

Sabemos que la danza es una conducta básica del hombre, que surgió de la necesidad que tuvo éste de expresarse, a través del movimiento y como tal, debe ser sistematizada para ser utilizada como agente educativo de la Educación Física.

Según H. María García Ruso, 1997 los valores de la danza son los siguientes:

  • Contribuye a la formación física básica.
  • Es un factor de: educación de movimiento, educación musical, educación rítmica, educación estética.
  • Es fuente de dominio corporal: pues, el movimiento debe ser ajustado y preciso.
  • Permite la ejercitación de destreza: que lindan, a veces con lo acrobático.
  • Permite ejercitar: la fuerza dinámica, la velocidad, las coordinaciones, la resistencia, la destreza, el ritmo, los desplazamientos, los saltos, los giros, los transportes, los movimientos conducidos, los movimientos explosivos, los impulsos y los rebotes, el trabajo en distintos planos y direcciones, el trabajo en líneas curvas y rectas.
  • Tiene valor creativo: porque permite descubrir nuevas formas rítmicas, nuevas evoluciones y nuevos pasos. Es factor de individualidad porque favorece la expresividad de cada participante y destaca el estilo personal del bailarín.
  • Tiene valor expresivo: es un doble aspecto, como expresión de si misma y como manifestación de un mensaje y comunicación con el marco social circundante.
  • Tiene valor coreográfico: porque todas las evoluciones son posibles al compás de la música, desde las más sencillas a las más complicadas figuras, que se pueden tejer siguiendo el estilo de la danza, su ritmo y su fuerza expresiva. Dentro del aspecto coreográfico, se considera la valoración del uso del espacio-tiempo, que permite al hombre ubicarse y desplazarse viviendo en espacio y vivenciando el tiempo en las secuencias rítmicas.
  • Acentúa la diferenciación sexual: pues, en casi todas las danzas del folclore internacional, son bien diferenciadas las partes que debe bailar cada sexo; dulce, delicada, coqueta o romántica de la mujer, agresiva acrobática la del hombre.
  • Permite el desarrollo de las coordinaciones: finas, individuales y coordinaciones de desplazamientos, grupales.
  • Tiene un valor telúrico: ya que, a través del folclore, se aprende a conocer y amar la tierra que dio origen a bailes y cantares, sobre todo a interpretar la idiosincrasia de cada país o región.
  • Permite el aprendizaje de las letras, para acompañar las danzas con el canto y por consecuencia, provocar placer por la identificación de la letra con el canto y el movimiento.
  • Estimula el aprendizaje de acompañamiento rítmico o instrumental.
  • Tiene valor socializante: aun siendo individual, siempre de mueve dentro de un marco social.